Informe Coalición Regional Tolima Grande por el trato digno y la libertad de los pres@s polític@s

El presente informe ha sido elaborado por las organizaciones integrantes de la Coalición” Larga Vida a las Mariposas” (CLVM) Regional Gran Tolima. En él se recogen y analizan los informes elaborados por los colectivos de prisioneras y prisioneros políticos y los proporcionados por el INPEC requeridos a través de Derechos de Petición; los que en su conjunto nos permiten hacer un diagnóstico particular de cada uno de los establecimientos carcelarios y llegar a conclusiones generales de la situación carcelaria de la región que comprende los departamentos de Huila y Tolima.



INFORME COALICIÓN REGIONAL TOLIMA GRANDE “LARGA VIDA A LAS MARIPOSAS”
PRESENTADO AL 2º ENCUENTRO DE LA COALICIÓN NACIONAL E INTERNACIONAL POR EL TRATO DIGNO Y LA LIBERTAD DE LAS Y LOS PRISIONEROS POLITICOS “LARGA VIDA A LAS MARIPOSAS”

INTRODUCCIÓN
El Gran Tolima ha sido históricamente una de las regiones más convulsionadas del país; aquí se ha vivido con toda crudeza la confrontación social, política y armada: que se inició, primero entre militantes de los dos partidos tradicionales, el liberal y el conservador a raíz del asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán y que posterior, a la “pacificación” implementada por el general Rojas Pinilla, y el advenimiento del Frente Nacional, engendro del bipartidismo, trasmutó en enfrentamiento prolongado entre los campesinos que reclaman el derecho a la tierra para trabajarla y los grandes terratenientes que en su desmedida ambición por acumular tierras, han recurrido a todas las formas de violencia para someter la resistencia campesina; para lo cual han contado con el beneplácito y el apoyo de gamonales y politiqueros tanto del orden regional como nacional. Recordemos que fue en el Congreso de la Republica donde se urdió el cuento de las famosas “Repúblicas Independientes”; que justificó la agresión militar contra pobres y humildes familias campesinas colonizadoras; desplazadas de agresiones anteriores; que en busca de nuevas tierras para la labrantía y seguridad para sus vidas se ubicaron en apartadas regiones que como Marquetalia-en el Tolima, Ríochiquito-en el Cauca, El Pato en Caquetá y Guayabero en el Meta; no
representaban ninguna amenaza contra el poder económico, político y mucho menos militar del Estado y que pese a su reiterada manifestación pacífica fueron atacados ferozmente por una descomunal fuerza militar, que como siempre contó, con el apoyo y la ayuda de la nación más poderosa y bélica del mundo, los EE.UU. de Norteamérica; razón que los impelió, nuevamente a la resistencia como mecanismo de defensa.
Y desde entonces hasta nuestros días ese conflicto se mantiene; involucrando ahora, a otros sectores de la sociedad tolimense y huilense pero que como siempre, a los que más afecta es a las gentes más pobres y humildes de alejadas zonas de nuestra región. Es contra ellos que la represión estatal se ha ensañado causando más víctimas de desplazamientos, asesinatos, encarcelamiento, señalamiento, estigmatización y montajes judiciales; ya que hoy, no con el cuento de las “Repúblcicas Independientes” sino del combate al terrorismo, el Estado criminaliza la protesta social, llevado a las cárceles a campesinos, estudiantes y miembros del movimiento social y popular, por luchar por unas mejores condiciones de vida.
Es de resaltar que éste Segundo Encuentro, se realiza en momentos en que en La Habana-Cuba, se desarrollan los diálogos entre la insurgencia de las FARC-EP y el Gobierno Nacional. Conversaciones que deben encaminarse no solo al fin de la confrontación armada sino a la búsqueda de la justicia social, de la soberanía nacional y de una verdadera democracia como requisitos indispensables para el logro de la reconciliación nacional y de la verdadera PAZ estable y duradera; como lo demanda la inmensa mayoría del pueblo colombiano. En desarrollo del Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera pactado por las partes. En el momento se discute el punto de víctimas, tema crucial de este proceso en el que tanto las y los prisioneros políticos así como sus familiares deben tener participación activa y beligerante, como víctimas que son de las políticas represivas, del trato inhumano al interior de las penitenciarías, de la deficiente defensa procesal, de la negación de sus derechos y beneficios jurídicos y de la persecución y estigmatización a que son sometidos sus familiares.
Llamamos la atención en el sentido del papel que como organizaciones defensoras de DD.HH. y de prisioneros políticos, debemos jugar en este proceso, no sólo en el seguimiento y la denuncia de violaciones a los DD.HH. y el D.I.H. sino de los acuerdos pactados por las partes en la Mesa de Diálogo, abogando a su vez por la participación activa de las organizaciones sociales y movimientos políticos en la toma de decisiones, en el entendido que la PAZ es un tema que debe involucrarnos a la inmensa mayoría de los colombianos.
Por último, esperamos que en este encuentro no sólo nos dediquemos a tratar la problemática carcelaria y la situación de nuestros prisioneros; sino que avancemos en propuestas encaminadas a plantearnos lo que debe ser la política criminal y el tratamiento penitenciario en un estadio de pos-conflicto político, social y armado; propuestas que además le sirvan a la Mesa de Diálogos como insumos para cuando se llegue el momento de tratar el tema de la justicia transicional.

DIAGNÓSTICO DE LA PROBLEMÁTICA CARCELARIA
En las cárceles de la región como en todo el país existe como política de Estado, una flagrante violación a los DDHH de toda la población carcelaria, pero muy especialmente de los prisioneros políticos en sus diferentes categorías a saber : prisioneras (os) de conciencia, prisioneras (os)victimas de montajes judiciales, y prisioneras (os) de guerra, estos en su conjunto sufren las condiciones más degradantes e inhumanas en estos centros penitenciarios, los que distan de ser centros de resocialización que la Ley señala y que muy por el contrario han sido siempre verdaderas “universidades” del crimen y la descomposición social, donde a los presos no se les trata como seres humanos sino como escorias de la sociedad y en donde se perpetua la guerra y la represión contra las y los prisioneras (os) políticas (os); pues al fin y al cabo tanto las cárceles y su régimen, como el resto del sistema judicial; en su conjunto, hacen parte del sistema represivo, de sometimiento y de guerra.
En las cárceles y centros penitenciarios de la región, según datos proporcionados por el INPEC a septiembre de 2014 y los suministrados por las y los prisioneros políticos, en nuestras visitas realizadas; a febrero de 2015 nos arrojan los siguientes datos: condenados 4.606, condenadas 452, sindicados 1.539 y sindicadas 178.

La cantidad de prisioneras y prisioneros políticos en nuestra región, según datos suministrados por los Colectivos de Prisioneros Políticos; entre sindicados y sindicadas, condenados y condenadas censados a la fecha, asciende a 217; aunque en la práctica el número es mayor pues aún hay cárceles de las que no poseemos datos y patios a los que no hemos podido llegar, ello sin tener en cuenta los condenados por delitos que podrían ser conexos al delito político. De éste número 188 son hombres y 29 son mujeres; 118 son prisioneros y prisioneras de guerra, 59 son prisioneras y prisioneros políticos de conciencia o montajes judiciales, 7 son prisioneras y prisioneros condenados que no se sabe su categoría política y 33 prisioneras y prisioneros de quienes no se sabe su categoría política y su situación jurídica. Judicialmente hablando de los 217 prisioneras y prisioneros políticos están condenados 158, 13 están sindicados y 46 no se sabe aún su situación jurídica. De este gran total, sólo 28 cuentan con los servicios de abogados.
El INPEC en su práctica represiva contra las prisioneras y prisioneros políticos opta por dispersarlos en todos los establecimientos carcelarios de la región sin importarle su condición y su perfil de prisionero político; obligándolos a convivir en las mismas cárceles y patios con paramilitares y demás presos sociales, hecho que pone en grave riesgo su integridad física y su vida, incumpliendo totalmente las normas internacionales sobre clasificación de presos con relación al delito y la pena así como a la condición de condenados y sindicados.
El problema de hacinamiento está presente en todas las cárceles de la región, no se satisfacen las necesidades básicas y el problema de salubridad es bastante significativo, principalmente en la cárcel de Rivera – Huila; allí los reclusos inclusive tienen que dormir en el baño porque no hay donde más. Con el reciente paro del INPEC que impedía el ingreso de más presos a los centros
penitenciarios, varios prisioneros políticos fueron hacinados en la URI de Neiva y hasta en el batallón Tenerife, como medida provisional pero que en realidad duro más de 4 meses tiempo en el que no tuvieron visitas familiares, ya que no contaban con la infraestructura para recibirlas; siendo además, bajo estas condiciones, agredidos por los guardias; situaciones estas que se denunciaron oportunamente, como una clara violación a los Derechos Humanos de los prisioneros.
En Cuando al tema de visitas, se presenta un caso particular en la penitenciaria de Picaleña; pues muy al estilo estadounidense se impide poder ingresar alimentos a los internos, pero tampoco gozan de una buena alimentación, que se les debe proporcionar por parte del INPEC como la Jurisprudencia de la Corte Constitucional lo ha ratificado. Situación ésta que también es denunciada en los demás centros carcelarios de la Región.
La restricción y racionamiento de agua es un mecanismo de tortura que se encuentra vigente en todas las cárceles. La falta de agua potable de forma continua en los establecimientos penitenciarios en la región es una constante. En el complejo penitenciario COIBA Picaleña, el agua es restringida, ya que sólo la suministran durante lapsos muy cortos en el día y en muchas ocasiones la suspenden durante varios días, lo cual genera problemas de salubridad y riesgos a la salud.
La vida y la dignidad humana, según informes recientes, nos muestran que son altas las estadísticas de problemas que afectan la salud de los internos al interior de los establecimientos penitenciarios, la falta de médicos de planta, la ausencia de medicamentos y la inexistencia de elementos para atender eventualidades y proporcionar los primeros auxilios, son uno de los grandes problemas que hoy afectan a los internos en general. Por otro lado tenemos que la dilación en los trámites de remisión para intervenciones quirúrgicas han provocado en muchas ocasiones el fallecimiento de los prisioneros que no pueden hacer uso del derecho fundamental a la salud, a este respecto la irresponsabilidad de CAPRECON EPS, y la negligencia del INPEC en los tramites afecta la salud de los internos.
La falta de celeridad en los procesos, constituye uno de los puntos trascendentales de violación sistemática el debido proceso y a los DD.HH. de los
prisioneros, el sistema penitenciario, el trámite a solicitudes de subrogados penales, la negativa por parte de jueces y fiscales para otorgar prisión domiciliaria, libertades condicionales, permiso de 72 horas, el acercamiento familiar o procesal, las posibilidades de desarrollar actividades intramurales a fin de redimir pena y demás beneficios administrativos; a pesar de estar normativizados en el derecho penitenciario y al que todo interno tiene derecho, siguen usándose como arma y mecanismo de represión contra los prisioneros políticos.
No existe política carcelaria de género, las mujeres recluidas no gozan de elementos necesarios en atención a su condición de género, la maternidad no es entendida como debe ser al interior de los establecimientos penitenciarios, las expectativas mínimas para la madre gestante en medio de la crisis general de salud y condiciones mínimas no solamente afectan la salud de las mares si no que también redundan en una afrenta para los infantes.
Los datos y casos expuestos en el presente informe pueden ser verificados con las fuentes primarias a través de las organizaciones de la COALICIÓN “LARGA VIDA A LAS MARIPOSAS” GRAN TOLIMA, receptoras de los informes enunciados.

PROPUESTAS
a. Propuestas políticas
El Primer encuentro de la Coalición Gran Tolima, realizado en la ciudad de Ibagué, en agosto del año pasado, produjo unas conclusiones y nos dio unas directrices del qué hacer en la Región, que por tener plena vigencia, las recogemos a manera de propuestas para este, nuestro Segundo Encuentro:
 Rechazamos la permanente militarización, la persecución, el desplazamiento el asesinato y encarcelamiento de dirigentes sociales y populares de la región así como demás conductas violatorias de los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, perpetradas por los Organismos de seguridad del Estado.
 Respaldamos los diálogos y llamamos a las partes a no levantarse de la Mesa hasta tanto no se logre pactar un acuerdo que ponga fin a los conflictos armado, político y social.
 Exhortamos a una solución política acompañada de profundas transformaciones sociales que reivindiquen al campo colombiano y al conjunto de la sociedad.
 Respaldamos la propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente como mecanismos de refrendación de los Acuerdos alcanzados en la Mesa de Negociación, que se encargue, además, de concretar los temas que han sido debatidos pero sobre los cuales no hubo consenso y que cuyo objetivo sea el de replantear la política social, económica, militar, política, de la cultura y de relacionamiento internacional, del Estado, temas estos, que afectan de manera directa a todo el pueblo colombiano.
 Respaldamos la propuesta que desde diferentes vertientes políticas y sociales se viene haciendo en torno al Cese Bilateral de hostilidades o Tregua Bilateral.
 Rechazamos el marco jurídico para la paz y exigimos que las decisiones en tal sentido así como demás temas sean producto de los acuerdos entre las partes que hoy dialogan en la Habana.
 Demandamos del Estado colombiano el reconocimiento de todas las víctimas producto del conflicto no solo del armado sino también del político y el económico.
 Rechazamos la extradición de nacionales, cualquiera sea su delito y exigimos la repatriación de los ya extraditados principalmente de Simón Trinidad y demás extraditados a los Estados Unidos fundamentalmente los relacionados con actividades de orden político.
 Exigimos que el Tolima y el Huila sean tenidos en cuenta con el objetivo de que una delegación especial pueda hacer propuestas a la Mesa de negociación que se desarrolla en La Habana-Cuba, la cual éste compuesta fundamentalmente por campesinos como principales víctimas históricas del conflicto.
 Exigimos el reconocimiento político y jurídico del delito político en Colombia, en consecuencia demandamos del Estado colombiano, en el marco de los acuerdos a que se llegaren, el indulto y la amnistía de todos los prisioneros políticos. Empezando por aquellos con graves problemas de salud, los adultos mayores y los que ya han purgado largas condenas.
 Exigimos la conformación de la Mesa Nacional de Concertación integrada por los presos agrupados en el Movimiento Nacional Carcelario, Los
familiares de los reclusos, las Iglesias, las organizaciones de DD.HH. que hacemos acompañamiento, defensa y solidaridad con los presos y representantes del gobierno nacional.
 Apoyamos todas las acciones que en procura de sus Derechos Humanos y buen trato, desarrollen los reclusos, de todo el país, a través del Movimiento Nacional Carcelario.
 Proponemos la rebaja del 20% a todas y todos los condenados.
 Se propone que para construir una Paz justa y duradera los jóvenes tengan derecho a la objeción de conciencia frente al servicio militar y como consecuencia lógica del fallo de la Corte.
 Exigimos del Estado colombiano reparar a los prisioneros políticos víctimas de violaciones de sus derechos humanos durante su cautiverio así como también a sus familiares, los cuales viven el viacrucis no sólo de tener a sus familiares en prisión sino la persecución y la estigmatización a que constantemente son sometidos por las fuerzas seguridad del Estado.
 Solicitamos la reparación integral y el reconocimiento de las víctimas de desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, desplazamientos, atentados a bienes y a civiles y demás conductas violatorias del Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos.
 Exigimos trato digno especial y respeto a los derechos humanos para los prisioneros políticos, atendiendo a principios humanitarios, celeridad y eficiencia a sus peticiones y trámites ante las autoridades judiciales.
 Se exige proveer a las personas privadas de su libertad una asesoría jurídica acorde con sus necesidades.
 Solicitamos al Estado colombiano proceder a traslados de internos atendiendo a la cercanía familiar y procesal.
 b. En torno a las acciones encaminadas a fortalecer la CLVM y el MNC.
Es sumamente importante en la defensa de los prisioneros políticos poder organizar a los familiares, es la mejor forma de hacer solidaridad. El acercamiento con los prisioneros se da en 2 formas: primeramente con el abogado y en segundo lugar con los familiares, quienes conocen mejor que nadie cuál es su situación dentro de las cárceles y centros penitenciarios; por tanto, articular el trabajo con las familias se constituye en la mejor forma de hacer solidaridad, con
ese objetivo el 19 de marzo pasado se llevó a cabo el Primer encuentro regional de los familiares de prisioneros políticos Gran Tolima y se constituyó la ASOCIACIÓN DE FAMILIARES DE LAS Y LOS PRISIONEROS POLÍTICOS AFPP en la ciudad de Ibagué, donde se creó una Junta Directiva provisional y se trazaron lineamientos para el trabajo de la asociación que fortalecerá tanto la CLVM como el MNC.
Así mismo, se está trabajando en los diferentes centros carcelarios y se han conformado varios colectivos de prisioneros quienes se organizan para luchar por sus derechos, por el trato digno y su libertad.
Las siguientes son las organizaciones sociales, políticas y de defensa de los DD.DD. que conforman la Coalición “Larga Vida a las Mariposas”, Gran Tolima, por el trato digno y la libertad de las y los prisioneros políticos.
Corporación SEMILLA Y MEMORIA, Astracatol, ATCH, Colectivo Macondo-Huila, colectivo Khalando-Tolima, Agencia de prensa Estudiantil AEP, Colectivo Manuelita Sáenz-Tolima, Observatorio Derechos Humanos del sur OBDSUR, Asociación de Familiares de prisioneros políticos AFPP, Juventud Comunista.
Intramurales: Colectivo” Ricardo Ruso”-Coiba Picaleña, Colectivo “Jaime Pardo Leal”-Rivera Huila, Colectivo de prisioneras políticas reclusión mujeres Coiba-Ibagué.
Marzo de 2015
E:mail. Semillaymemoria14@gmail.com

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google